Modelo de virtualización sin análogo

No se necesitan programas de virtualización adicionales

La ventaja de la plataforma de virtualización KVM se debe explícitamente a la compilación como parte indivisible del SO del servidor host, acabando así con la necesidad de usar múltiples capas de virtualización. Esto significa que no se necesita una pieza adicional de software que se sitúe entre el servidor host y las máquinas virtuales creadas. De esta manera la capa de virtualización deja de ser el punto único de error. Todo esto resulta en KVM VPS de desempeño mucho más alto y estabilidad considerablemente mejor cuando comparados con el resto de Servidores VPS.
Modelo de virtualización sin análogo

Aprovechamiento de los recursos más efectivo

Uso efectivo de los recursos del servidor

Normalmente las máquinas virtuales requieren una capa adicional que establezcan la conexión entre ellas y el host para encargarse de la gestión de recursos. Esta situación da lugar a menos recursos disponibles para las propias máquinas virtuales. Mediante los KVM VPS, el nivel complementario ya no existe, como el la secuencia de procedimientos de virtualización se compila como parte del sistema operacional del servidor anfitrión. Siendo así, el total de recursos facilitados por la máquina anfitrión serán utilizados debidamente por los Servidores Privados Virtuales que han sido configurados. La disponibilidad de recursos le proporciona esta ventaja esencial que se requiere para que sus páginas electrónicas y aplicaciones web se distingan de la competencia.
Aprovechamiento de los recursos más efectivo

Pleno control en todo relacionado al sistema operacional

Una completa libertad para instalar el sistema operativo que desee

Lo que normalmente se interpreta como un punto débil de los VPS, frente a los servidores dedicados, resulta ser justamente el SO – en el caso común usted no puede instalar un SO si este no entra en las alternativas de sistemas operativos que existen en el sistema del proveedor. Con un Servidor Privado Virtual KVM, a cambio, es posible – en gran medida - instalar cada uno de los SOs que se conforme con los requisitos del servidor o los recursos de hardware del servidor principal. Esto es posible gracias a la manera única en la que funciona la virtualización KVM. KVM se integra directamente en el sistema operativo del servidor, con lo que las máquinas huésped se comunican con el hardware de forma directa, eliminando completamente la necesidad de otro nivel de comunicación, fácil de encontrar en muchas otras soluciones de virtualización.
Pleno control en todo relacionado al sistema operacional
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL